Jaldo se reunió con más de 100 funcionarios de su Gobierno para hacer un balance de la gestión

Dejó en claro el rumbo que tiene su gestión, con gran coincidencia con el Gobierno Nacional

“Tuvimos una reunión de gabinete ampliada, la primera del año. Yo diría que no hay antecedentes en la historia de Tucumán. Estuvieron ministros, secretarios, subsecretarios, directores de reparticiones y de organismos descentralizados y entes autárquicos”, comentó el gobernador, Osvaldo Jaldo.

Además dijo: “Casi 120 funcionarios donde evaluamos lo que hemos venido haciendo estos casi 180 días de gestión. Asumimos sin tener un presidente electo. Asumí el 29 de octubre del año pasado. Todavía no sabíamos quién iba a gobernar el país, porque el ballotage no se había realizado en ese momento. Por lo tanto, no sabíamos qué política económica y social se iba a implementar a nivel nacional”.

Y continuó: “Pero lo que sí sabíamos es que no podíamos esperar y que teníamos que tomar decisiones urgentes. Por eso, el Gobierno de Tucumán es pionero en muchas medidas que luego el Gobierno Nacional, y algunas otras provincias con mayor o menor intensidad, empezaron a implementar. Como el sentido común de que no se puede gastar más de lo que ingresa. Y en ese sentido hemos pedido que el presupuesto vuelva de la Legislatura. Lo hemos reducido casi un 18%. Hemos reestructurado el organigrama de la provincia. Hemos reducido 60 áreas. Y también hemos desarticulado algunos entes que nosotros entendíamos que no se prestaba un efectivo servicio a la administración pública. Eso nos llevó a un ahorro importante y que podamos garantizar los servicios esenciales de la provincia, y a mantener la paz social pagando los sueldos en tiempo y forma”.

“Luego asumió un Gobierno Nacional que empezó, también, a buscar el déficit cero y a buscar el superávit” y dijo que eso quiere decir que había que “achicar gastos”. Y los gastos empezaron a achicarse por las provincias. Nos dejaron de transferir el Incentivo Docente, la conectividad y el subsidio del transporte. Como si eso fuese poco, la gestión anterior, antes de irse, elevó la categoría del Impuesto a las Ganancias, con lo cual dejábamos de percibir un monto importante en la provincia de Tucumán, el equivalente a dos planillas de sueldo”, expresó.

Jaldo destacó que las clases en la Educación Pública iniciaron porque “los docentes cobraron el incentivo docente que pagó la provincia” y recordó que, como Nación no envía compensaciones por 1.200 millones de pesos por mes para el transporte público de pasajeros, la provincia está haciendo frente a esta cuestión para sostener el servicio.

“No sólo que hemos bajado los gastos sino que, además, nos tuvimos que hacer cargo de algunos conceptos que dejaron de llegar de Nación. También, teníamos una deuda de un fondo fiduciario de casi 25.000 millones de pesos, actualizado por CER, que en el año 24 se hacía casi 100.000 millones de pesos. Deuda que, en un acuerdo con la Nación, ya la hemos financiado. Es decir, nos dejaron de descontar la coparticipación porque la deuda está refinanciada”, explicó.

Evaluó además: “esto es lo que hoy analizamos en los 180 días. Si no hubiésemos tomado estas medidas, hoy no tendríamos la paz social que tenemos, no podríamos estar atendiendo las 20.000 consultas por día que se hacen en la Salud Pública de Tucumán. No tendríamos las escuelas con clases y no tendríamos los índices de seguridad que están mostrando una disminución en los diferentes delitos”.

“Hicimos un gran esfuerzo. Lo que sí, hemos tomado medidas con mucho sentido común que han beneficiado, fundamentalmente, a los tucumanos” y señaló que pidió a los funcionarios del Gabinete provincial “que redoblen los esfuerzos”.

Con respecto a la relación con Nación, dijo: “La relación con el Gobierno Nacional es de diálogo y de reciprocidad. Esa relación dialoguista ha sido el único camino y posibilidad que hoy, no sólo Tucumán, todas las provincias, tienen. Primero, hay que respetar la voluntad del pueblo. En Tucumán, me votaron para gobernador aquel 11 de junio, y en la República Argentina, lo votaron al actual Presidente Javier Milei. Los argentinos votaron un presidente que es de diferente signo político al nuestro, pero hay que respetar. A la democracia hay que respetarla cuando te favorece y también cuando no te favorece”, sostuvo.

COMPARTIR NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *