Breaking News

El medio ambiente no perdona, es hora de cambiar

Empresarios de Tucumán se oponen al proyecto mediante el cual el Concejo Deliberante de San Miguel de Tucumán, pretende prohibir el uso de bolsas plásticas en los comercios de la Capital. Además, los encargados de las fábricas plantean que el avance de la medida afectaría sustancialmente a los más de 2.000 trabajadores que directa o indirectamente dependen del rubro. Vale aclarar que los tiempos han cambiado, y dichos empresarios deberían modernizarse y transformar sus fábricas de plástico en fábricas de bolsas de papel o cartón. También, el Gobierno tanto provincial como municipal deberían apoyar (económicamente) a esos empresarios en la transformación.

DATO: Una bolsa de papas de plástico, por ejemplo, tarda 100 años en degradarse. El papel o cartón, solo un año.

 El proyecto municipal impone la prohibición de la utilización de envases de polietileno o polipropileno y/o reciclables en el expendio o transportación de mercaderías en supermercados, shoppings y distribuidoras.

La propuesta aún no fue debatida en comisión parlamentaria, que es la que define los temas que serán llevados al recinto.

La excusa de los fabricantes de bolsas de plástico para oponerse a la propuesta municipal es la pérdida de puestos de trabajo. Esas empresas deben transformarse y en vez de plástico comenzar a trabajar en bolsas de papel o cartón. La oposición no tiene sentido. Es como si hace 100 años los fabricantes de bicicletas se hubiesen opuesto a los automóviles.

El Gobierno debe acompañar a esos empresarios en la transición para que puedan seguir produciendo, de acuerdo a los tiempos actuales, y no se pierdan puestos de trabajo.

TICHO para Sin Codigo

COMPARTIR NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *