El Salvador: “Limpiaron” las calles de delincuentes en menos de tres años

Su presidente “limpió” de delincuentes las calles y construyó una mega cárcel donde las llenó de pandilleros

Nayib Bukele asumió como presidente de El Salvador en el año 2019. En ese entonces como uno de los países más violentos de América, especialmente por la acción de las pandillas conocidas como Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18. En 2015 el país había alcanzado un récord criminal con una tasa de 105 homicidios por cada 100 mil habitantes. En el año 2022, ya con Bukele como presidente, El Salvador se ubicó como el país menos violento de la región con una tasa de 17,6 homicidios por cada 100 mil habitantes.

El presidente declaró “una guerra contra las pandillas” y decretó un régimen de excepción, que le permite que las fuerzas de seguridad arresten a sospechosos sin una orden judicial. Fue controvertido, pero la realidad es que “limpió” las calles de delincuentes.

Otra acción, fue construir una mega cárcel donde las llenó de delincuentes. Tiene una capacidad para 40 mil prisioneros. Dotada de alta tecnología para la vigilancia. Construída a 74 kilómetros de El Salvador. Tiene muros de concreto de 11 metros de alto y 2,1 kilómetros de largo. Celdas sin luz natural ni patio para que puedan salir. Fue construido para recluir a parte de los poco más de 64 mil pandilleros detenidos hasta el momento bajo un régimen de excepción decretado por el Congreso a pedido de Bukele, en respuesta a una escalada de violencia que se cobró la vida de 87 personas entre el 25 y 27 de marzo de 2022.

“Esta será su nueva casa, donde vivirán por décadas, mezclados, sin poder hacerle más daño a la población”, señaló Bukele.

“Célula a célula estamos eliminando este cáncer de la sociedad. Sepan que no volverán a salir caminando del Cecot (cárcel), pagarán por lo que son… cobardes, terroristas”, dijo el ministro de Justicia y Seguridad del país.

Criticado por asociaciones de derechos humanos, lo cierto es que en El Salvador pueden estar tranquilos en la calle. La popularidad del presidente a tres años de gestión es del 87%.

¿Se podrá hacer algo similar en Argentina?.

COMPARTIR NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *