NOVEDADES

La Justicia de Tucumán tiene 27 expedientes abiertos por el crimen de la estudiante, y uno lo involucra directamente

Alberto Lebbos es el papá de Paulina, una estudiante de Comunicación Social que había desaparecido el 26 de febrero de 2006. Había salido a bailar con sus amigas y encontraron su cuerpo 13 días después.

Víctima de un femicidio y de un abuso sexual, la impunidad alrededor de su muerte se convirtió en un emblema para Tucumán. La Justicia dio por probado el encubrimiento alrededor del crimen y hasta condenó al primer Fiscal de la causa, al ministro de Seguridad de Alperovich y a la cúpula de la Policía de Tucumán.

La Justicia tucumana tiene en su poder 27 causas abiertas vinculadas a este caso y todas están paralizadas. Se trata de expedientes que se iniciaron por orden del Tribunal luego del segundo juicio y que tiene doble conforme de la Suprema Corte de la provincia. Entre ellas, una que investiga el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público, encubrimiento y abuso de autoridad, además de falsedad ideológica.

Advertisement

Cuando los Jueces del Tribunal integrado por Carlos Caramuti, Dante Ibáñez y Rafael Macoritto, pidió que sean investigadas más de 40 personas y, casi cinco años después, ninguna causa avanzó, ni siquiera está claro que haya habido imputaciones.

Luego del fallo judicial, estas causas cayeron en manos del Fiscal Mariano Fernández, que no imputó a ninguno de los investigados ni avanzó sobre ninguno de los expedientes de acuerdo a la orden del fallo judicial.

Luego, el Ministerio Público Fiscal decidió que las causas sean investigadas por el Fiscal Regional del Centro Judicial Capital, Fernando Nicolás Blanno, que tampoco avanzó en los expedientes.

Para Lebbos, esa inactividad está relacionada a Edmundo Jiménez. Se trata del Jefe de todos los Fiscales y que, durante cinco años de la gobernación de José Alperovich fue su ministro de Gobierno.

Advertisement

Por eso, presentó un pedido en la Legislatura tucumana para que citen a declarar a Jiménez para que explique por qué no avanzan las causas vinculadas al crimen de Paulina.

También le presentó una carta al ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, para denunciar la situación de inacción en la Justicia tucumana.

“Esta chica -por la víctima de los abusos sexuales por los que fue condenado José Alperovich- se habría evitado mucho sufrimiento si me hubieran escuchado: en el 2016 y en el 2017 hice una nota dirigida a cada presidente de bloque y a Gabriela Michetti, que era la presidente del Senado. Pedí que se forme una comisión investigadora para analizar la conducta moral de Alperovich. Ninguno me respondió, ni uno”, contó Lebbos.

“Las presenté en el 2017, Alperovich era senador, si me hubieran escuchado, hubiera estado inhabilitado para cumplir cargos públicos, no se presentaba como candidato y no hubiera violado a su sobrina. Al haber tanta impunidad, hacen lo que quieren“, comentó el papá de Paulina.

Advertisement

La Justicia tucumana, todavía, deja mucho que desear.

Con información de Natalia Iocco, Clarín

COMPARTIR NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *