Breaking News

Contó que su papá, con HIV, abusó de su hermana desde los 3 años y que se suicidó hace tres semanas, cuando el caso llegó a la Justicia. También reveló que sufrió el abuso de su tío, que “está libre” porque para la Justicia la causa prescribió

Juan Pedro Aleart se sentó en la silla que ocupa todos los mediodías en Canal 3, miró a cámara y le dieron aire. Pero el inicio de la última emisión del noticiero fue diferente. Aleart, uno de los conductores más seguidos de Rosario, hizo el dramático relato del calvario por el que pasaron él y sus hermanos: abusos sexuales, violencia familiar, corrupción y suicidio que rodeó y aún rodea a su familia. Una historia realmente fuerte, contada a corazón abierto.

El periodista hizo público, este jueves, su terrible historia íntima y familiar. Con un capítulo más duro que otro. Primero habló de su padre y contó que se alejó de él porque era “violento y abusador”. Y reveló que el hombre, según contó y denunció ante la Justicia, tenía HIV y aún así abusó de su hermana desde que ella tenía tres años.

Mi padre abusó sexualmente de mi hermana delante de mí, cuando yo era chico. Nos hacía creer a mí y a mi hermano que era un juego, que mi hermana exageraba. Pero la verdad siempre vence”, expuso Aleart.

“Afortunadamente no la contagió, pero yo soy testigo de sus ataques de pánico, profundas crisis de angustia, insomnio, caída de cabello, baja de peso corporal. Y sé que pensó cómo quitarse la vida producto de todo lo que mi padre le hizo”, contó Aleart en referencia a lo que sufrió su hermana menor, Sofía.

“Pero mi hermana ha sido mucho más fuerte y valiente. Luché con y por ella todos estos años”, agregó el conductor.

El horror se extendió durante varios años y contaba también con la complicidad de la madre de ellos. “En lo que a mí respecta, luché por ella en todos estos años. Mis padres, médicos ambos, la medicaban. Busqué a un profesional para encontrar los verdaderos motivos de sus problemas, de su angustia. La sacamos, junto a mi hermano, de la casa que tan mal le hacía”, continuó su relato.

Contó que le llevó tiempo convencerla de que hiciera la denuncia, pero que finalmente consiguió que se presentara en la Justicia.

“Le insistí hasta el hartazgo, he discutido de hecho, para que haga la denuncia y me hice cargo de los honorarios de sus abogados para que finalmente concretara la denuncia. Y eso fue lo que sucedió. Yo fui testigo. Mi mamá fue tanto víctima de todo esto como cómplice“, sostuvo.

Una vez que lograron hacer la denuncia, la causa avanzó de manera muy lenta. Hasta que una fiscal, Carla Cerliani, decidió avanzar y se desató un nuevo capítulo: “Mi padre fue notificado de la denuncia hace tres semanas y al no querer enfrentar la atrocidad que había cometido, decidió suicidarse“.

“Yo estaba de viaje. Para mí fue terriblemente triste, pero mi padre decidió arruinarse la vida desde el momento que comenzó a abusar de mi hermana”, sentenció Juan Pedro. “En sus últimos mensajes en redes sociales, hizo lo que hizo siempre. Trató de loca a mi hermana”, contó.

Tras contar eso, se dirigió a su hermana, en pleno aire de uno de los noticieros más vistos de Rosario: “Te quiero decir, Sofi, que la película de terror se terminó. Que el monstruo decidió irse. Que ahora construyas tu vida con libertad. Sos libre. A volar, Sofi”.

“Un tío abusó de mí y de mi hermano”

Pero no todo finalizó allí. Porque Aleart aún tenía mucho más por decir. Y lo que seguiría no sería mucho menos doloroso.

“Como si fuera poco, hay más”, sorprendió Juan Pedro. “Ésta es sólo una parte de la historia. Mientras todo esto ocurría, en una casa donde mi madre también era víctima pero a la vez cómplice, un tío, en el que yo confiaba, aprovechó el contexto de vulnerabilidad y abusó de mí y de mi hermano desde los seis años. Mis padres no hicieron nada. Él fue la primera persona a la que denuncié. Fue difícil, pero lo hice”, reveló.

Como con su hermana, a él también le llevó mucho tiempo poder avanzar y denunciar. Dijo que estuvo “en una etapa de depresión muchos meses” y que fue muy difícil para él “hacer el noticiero durante todo este tiempo con todo eso” adentro suyo.

 “Cuando tenía 12, 13 años, con las pocas herramientas que tenía, advertí en mi casa que esto estaba pasando. Mis padres no hicieron nada y yo seguí siendo abusado una y otra vez, y mi hermano también“.

Aleart se presentó en la Justicia a fines de 2022, cuando ya era una de las personalidades más reconocidas de la TV de Rosario.

“Para mí hacer la denuncia fue muy difícil, animarme a hacerla siendo una figura pública. Presenté tres informes psicológicos de dos profesionales distintos, presenté el test de Rorschach, pueden investigar de qué se trata: todos los indicadores de abuso me dieron positivo y lo presenté en la Justicia”, expresó el conductor del noticiero del mediodía.

Además de él y su hermano, también dos ex estudiantes habrían sufrido un abuso por parte de su tío.

“Mi hermano declaró los abusos de la misma manera que me lo hacía a mí esta persona, que también fue denunciado por otra persona que no conozco, que es una exalumna de la Escuela Integral de Fisherton y lo denunció penalmente también por abuso sexual. Sus compañeras también fueron a declarar. Hay otra estudiante alumna que fue abusada sexualmente. Son cuatro ya”, siguió Aleart.

El periodista aseguró que dos jueces de la provincia de Santa Fe respaldaron su presentación: según su testimonio, dijeron que todo lo que les estaba diciendo “es creíble y fundado”. Sin embargo, el hecho estaba prescripto y por esa razón “esta persona está libre”.

Tras abundar en detalles sobre la denuncia y lo que implica la prescripción, el animador televisivo confió: “Me ha costado muchísimo, he tocado muchas puertas para cambiar esto, para pedir ayuda para buscar un poco de paz. Me he encontrado que la Justicia de la provincia de Santa Fe me dio la espalda y me hizo revivir los abusos“.

Luego sostuvo que la causa llegó al máximo tribunal de la provincia. “Espero que esta vez los miembros de la Corte estén a la altura de las circunstancias y se pongan del lado de los niños abusados sexualmente que hoy son adultos y no del lado de los abusadores”, remarcó.

En el camino, hubo un pedido urgente a una integrante del Gobierno nacional.

“Lo cierto es que la respuesta que buscaba la encontré en la última puerta que toqué desesperadamente. La respuesta que tuve fue contundente, fue firme, para cambiar esta inmundicia de la prescripción y esa persona que se comprometió conmigo a cambiar esto y ayudar a mucha gente a intentar hacerlo es Patricia. Patricia Bullrich conmigo ha sido una persona muy humana y se comprometió con firmeza a cambiar esto para terminar con esta inmundicia”, subrayó sobre los encuentros que tuvo con la actual ministra de Seguridad y referente del PRO.

Tras ellos, el periodista le pidió al Presidente, a legisladores e integrantes de la Corte Suprema de la Nación hacer algo. “Hay 17 casos como el mío esperando que la Corte defina si están prescritos o no, a todos les pido, como víctima les pido, y en nombre de mucha gente que le ha pasado y la está pasando mal, que trabajen de verdad para terminar con esta mierda de la prescripción en los casos de abuso sexual infantil y corrupción de menores”.

Sobre su tío, dio el nombre y apellido, contó que es bioquímico, que abusó de él “en el laboratorio del Sanatorio Británico” y abusó del hermano “en el laboratorio del Sanatorio Americano”, ambos centros médicos ubicados en Rosario. También detalló que es exdirectivo de la Escuela Integral de Fisherton, donde daba la materia Educación Sexual Integral y allí una alumna lo denunció por abuso sexual.

Ahora, siguió con la descripción, su tío es directivo del Centre Català de Rosario y “participa de las actividades culturales rodeado de niños”. Lamentó que el presidente de esa institución no lo atendiera “las diez veces” que lo llamó y agregó también que su familiar es docente universitario y director del área de formación docente de la Facultad de Medicina.

“Una persona con dos denuncias penales por abuso sexual y corrupción de menores es quien forma a los docentes de los futuros médicos de la Universidad Nacional de Rosario”, enfatizó.

Por su parte, dijo que en 2021 lo citó “en un bar de Francia y Mendoza para decirle en la cara que lo iba a denunciar, que iba a ir preso”. Y la respuesta del abusador fue que tenía “amigos importantes en la Universidad que lo iban a ayudar”. Así fue: en todo el proceso penal, su defensa fue asumida por dos abogados de amplia trayectoria en la universidad, “docentes, eminencias”.

En el cierre de su crudo relato, que duró cerca de 25 minutos , dejó un mensaje para todos aquellos hombres que sufrieron abusos.

“Les quiero hablar ahora a los hombres que están del otro lado de la pantalla, que están ahí y que han sido víctimas de abuso sexual, no importa si fue hace 5, 10, 15, 20, 50 años atrás. No importa. Yo sé lo que se siente. Es denigrante, es avergonzante. Sé que muchos no se lo han contado a sus mujeres, a sus hijos, a sus amigos, a su psicólogos. Les quiero decir que el único camino es para sanar es poniéndole palabras, es hablarlo, denunciarlo”, afirmó Aleart.

Y para concluir eligió palabras fuertes para romper la invisibilización de los casos: “El silencio es el mejor amigo de los abusadores”.

COMPARTIR NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *