Breaking News

El incidente ocurrió cerca de Jolfa, en la frontera con Azerbaiyán, donde los equipos de rescate intentan localizar el aparato, pero las malas condiciones meteorológicas dificultan las operaciones

El helicóptero que transportaba al Jefe de Estado de IránEbrahim Raisi, se encuentra en paradero desconocido tras realizar un “aterrizaje forzoso” en el noroeste del país y crece la incertidumbre sobre el estado del mandatario y la comitiva de altos funcionarios que lo acompañaba.

Raisi viajaba por la provincia iraní de Azerbaiyán Oriental. La televisión estatal dijo que el incidente ocurrió cerca de Jolfa, una ciudad en la frontera con la Nación de Azerbaiyán, a unos 600 kilómetros al noroeste de la capital iraní, Teherán. Más tarde, la televisión lo situó más al este, cerca del pueblo de Uzi, pero los detalles siguieron siendo contradictorios.

Con el presidente viajaban: el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Hossein Amirabdollahian, el gobernador de la provincia iraní de Azerbaiyán Oriental, Malek Rahmati, y otros funcionarios. A bordo también se encontraba el ayatolá Al-Hashemi, Imam de la Mezquita de Tabriz.

Las autoridades no han explicado la causa del “aterrizaje forzoso” y han puesto en marcha una operación para localizar el aparato, sin éxito hasta ahora debido a la situación climatología adversa.

También, reportaron que en medio de las operaciones tres socorristas desaparecieron.

Un funcionario del Gobierno local utilizó la palabra “estrellado” para describir el accidente, pero reconoció a un periódico iraní que aún no había llegado al lugar. Sin embargo, hasta el momento la República Islámica no emitió ningún comunicado oficial sobre el accidente ni el estado de Raisi.

Un funcionario iraní dijo que las vidas del presidente y del canciller “corren peligro tras el accidente”.

“Seguimos teniendo esperanzas, pero la información procedente del lugar del accidente es muy preocupante”, declaró a Reuters un funcionario iraní.

Raisi, de 63 años, es un hombre de línea dura que anteriormente dirigió el poder judicial del país. Se le considera un protegido del líder supremo iraní, el ayatolá Alí Khamenei, y algunos analistas han sugerido que podría sustituir al líder, de 85 años, tras su muerte o renuncia al cargo.

Raisi ganó las elecciones presidenciales iraníes de 2021, en las que se registró la participación más baja de la historia de la República Islámica. Raisi está sancionado por Estados Unidos en parte por su implicación en la ejecución masiva de miles de presos políticos en 1988, al final de la sangrienta guerra entre Irán e Irak.

El probable accidente se produce en momentos en que Irán, bajo el mandato de Raisi y del ayatolá Khamenei, lanzó el mes pasado un ataque sin precedentes con aviones no tripulados y misiles contra Israel y ha enriquecido uranio más cerca que nunca de alcanzar niveles aptos para la fabricación de armas.

COMPARTIR NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *