NOVEDADES

Tenía 33 años y era madre de tres nenes

Un cirujano plástico está acusado de la muerte de su esposa y podría ser condenado a prisión perpetua. El hombre le estaba realizando diferentes procedimientos de belleza cuando la chica comenzó a convulsionar, y seguido de ello sufrió un paro cardíaco. Sin embargo, él se negó a brindarle atención y luego de agonizar una semana la joven murió.

El dramático episodio ocurrió en Florida, Estados Unidos, el 21 de noviembre de 2023. De acuerdo a la información brindada por los investigadores, Benjamin Jacob Brown, de 41 años, se entregó este lunes luego de que el Juez lo acusara de la muerte de su esposa, Hillary Ellington Brown, de 33.

Según informaron desde la oficina del Sheriff del Condado de Santa Rosa, el cirujano le negó la atención médica a la madre de sus tres hijos y eso derivó en su fallecimiento.

Advertisement

Ese día la mujer tenía programados varios procedimientos quirúrgicos. Antes de entrar al quirófano, Hillary, que no es profesional de la salud, “preparó sus propias bolsas intravenosas e ingirió un ‘puñado’ de pastillas multicolores, entre las que había valium (se trata de un medicamento para relajar los músculos)”, se detalla en el informe de la junta médica.

Cuando ella ingresó al quirófano, él le administró anestesia adicional sin verificar lo que había tomado su esposa previamente. Tampoco registró qué medicamento ni dosis administró durante el procedimiento.

Cuando el médico comenzó el segundo procedimiento de liposucción en su brazo, ella se puso “inquieta y sus pies comenzaron a temblar”. “Declaró que su visión comenzó a nublarse y le dijo al doctor Brown que veía ‘naranja’”, afirma el informe sobre el relato de una testigo. Pero, luego de un breve descanso, pasó a las inyecciones en los labios a pesar de que su esposa mostraba signos de “toxicidad por lidocaína”.

“El doctor Brown continuó inyectándose lidocaína/xilocaína cuando Hillary Brown dejó de responder y comenzó a tener convulsiones en la mesa de operaciones”, se detalla en el documento. Además, se indicó que durante los siguientes 10 o 20 minutos un asistente médico le preguntó a Brown si debería llamar al 911, pero él respondió que no, le dijo que espere y le consultó qué medicación estaba tomando su pareja.

Advertisement

Aproximadamente 20 minutos después de que su esposa sufriera la convulsión, Benjamín finalmente le pidió a un asistente que llamara al 911. Tras ello trasladaron a la chica al Departamento de Atención de Emergencias del Sagrado Corazón de Ascensión en Pensacola, donde estuvo una semana en coma antes de morir.

Más tarde se determinó que la causa de la muerte de Hillary Brown fueron “complicaciones posteriores a la toxicidad de la lidocaína”, según los documentos. La junta calificó al cirujano plástico de “descuidado y desordenado” y encontró que su “autorización descarada de actividad sin licencia” indicaba que “tiene poco juicio y no se puede confiar en que garantice que sus pacientes reciban la atención adecuada”.

“Su ego y arrogancia eclipsaron la necesidad de ayuda, prolongando la falta de oxígeno en su cerebro y, en última instancia, provocando su muerte. Ben Brown le quitó la madre a mis nietos, mi única hija y nuestra estrella más brillante. Hillary hizo el máximo sacrificio para que Ben no pudiera lastimar a nadie más. Quizás en prisión reciba la atención que merece”, dijo el padre de la víctima.

Brown se encuentra detenido en la cárcel SRSO y podría enfrentar cadena perpetua.

Advertisement
COMPARTIR NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *