Breaking News

El deportista había decidido abandonar el viernes el torneo Charles Schwab Cup Challenge en el que estaba participando

La información sobre el fallecimiento del deportista, que este año había ganado su segundo título profesional, fue difundida por el propio PGA Tour: “Me puse en contacto con los padres de Grayson para ofrecerles nuestras más profundas condolencias, y durante esa conversación, pidieron que continuáramos con el juego del torneo. Fueron inflexibles en que Grayson querría que lo hiciéramos. Por difícil que sea, queremos respetar sus deseos”, aseguró el comisionado del principal organismo que regula el golf, Jay Monahan.

El New York Post aclaró que por el momento “no se ha revelado ninguna causa de su muerte” y tampoco se difundieron mayores detalles sobre el contexto del hecho.

Grayson, que ganó este año el Sony Open de Hawái, había estado “lidiando con el alcohol y problemas de salud mental en el pasado”, según replicó el diario The Seattle Times. Tras ese éxito que le sirvió para relanzar su carrera, relató que “había estado sobrio durante ocho meses, estaba comprometido para casarse y sentía que su mejor golf estaba por delante”, según el informe del indicado periódico.

“Mi historia no ha terminado. Creo que esto apenas está comenzando. Espero poder inspirar a mucha gente que tiene sus propios problemas en el futuro”, había señalado el jugador por entonces. Previamente, la vida de Murray había transitado por una etapa preocupante ya que “solía beber durante las semanas del torneo cuando era novato porque sabía que tenía talento y se sentía invencible”. Sin embargo, en este 2024 había conseguido reorganizar su vida: “Me tomó mucho tiempo llegar a este punto. Eso fue hace siete años, hace más de siete años. Soy un hombre diferente ahora. No estaría en esta posición hoy si no hubiera dejado esa bebida hace ocho meses”.

En una entrevista a inicios del 2024 con el sitio oficial del PGA Tour, afirmó que había dejado de beber tras un incidente durante el México Open y contó más detalles de los problemas por adicciones que afrontó: “Después del tratamiento, salí y me fue bastante bien durante un tiempo. Era una pendiente resbaladiza, y volví a meterme”.

Durante aquel torneo en México, Murray había recordado que bebió “un poco de alcohol” antes de salir a jugar “sólo para deshacerme de los nervios”. Pero tras disputar su ronda, atravesó una situación preocupante: “Llegué a casa y tuve un ataque de ansiedad que duró cuatro días. Fue el peor sentimiento que jamás haya tenido. No quería volver a pasar por eso nunca más. Y esa fue la última vez que tomé una copa. Simplemente me encerré en mi habitación y no se lo dije a mis padres ni nada. Estuvo mal”.

Este año abrió la temporada 2024 con una victoria en el Sony Open de Hawái, alcanzando el puesto 46 en el Ranking Mundial Oficial de Golf, su mejor posición deportiva.

COMPARTIR NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *