Breaking News

Tabacalera Sarandí era la única compañía que no usaba un sistema de estampillas digitales para fiscalizar la venta de cigarrillos

Pablo Otero, el dueño de Tabacalera Sarandí y más conocido como el “Rey del Tabaco”, tuvo que empezar a aceptar los controles que le exigía la AFIP y él se negaba a incorporar. Se trata del sistema de control digital de las estampillas de los cigarrillos que sirve para saber minuto a minuto cuántos paquetes se fabrican y cobrar tributos acorde a la producción.

Otero, y su empresa, eran los únicos en el sector tabacalero que se resistían a esos controles y seguían usando un sistema más artesanal que consistía en recibir estampillas y luego presentar una declaración jurada ante el fisco en la que informaban cuánto habían producido. Ese método le permitía a Otero, según sospechaban en el organismo, evitar controles y pagar menos impuestos.

La AFIP argumentó que Tabacalera Sarandí tenía que ajustarse al nuevo sistema de control que es más efectivo para el cobro de impuestos y que además detecta el uso de estampillas falsas, un delito por el que fue denunciado el “Rey de Tabaco”.

El pasado 22 de mayo se puso en marcha el nuevo sistema de digital de control en Tabacalera Sarandí. Se llama Solución de Trazabilidad, Identificación y Control (STIC). Lo hizo la Casa de la Moneda -el único organismo habilitado para avalar esas pruebas- dentro de la empresa de Otero. “Se confirma que el sistema STIC ha sido aprobado durante las pruebas de homologación”, se lee en los documentos oficiales y llevan la firma de un funcionario de la Casa de la Moneda y de una directiva de Tabacalera Sarandí.

COMPARTIR NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *