Breaking News

Tenía 4 añitos cuando la asesinaron el 1° de julio de 2021

Este lunes empezó el juicio por el crimen de Rocío Milagros Rojas, ocurrido el 1 de julio de 2021 en Tucumán. En el banquillo de los acusados están: María Carolina Graneros, la madrina de la víctima, y la pareja de la mujer, Edgardo Caro, quien en las últimas horas hizo una confesión escalofriante.

Rocío tenía 4 años cuando la asesinaron y su corta vida fue un calvario de principio a fin. Su muerte no fue menos aberrante y lo confirmó el propio Caro, en la víspera del debate oral: violó a la nena hasta que se descompensó, la tiraron viva después en el pozo de una letrina y la prendieron fuego.

“No tienen perdón, han quemado viva a mi hija envuelta en una colcha y dicen que ‘no tiene validez’ su confesión porque no quedaron órganos para comprobar si fue abusada efectivamente o no”, dijo la mamá de Rocío, Maira Rojas. Y remarcó: “Lo que declaró debería ser suficiente para que lo condenen”.

Cómo fue el crimen de Rocío Rojas

Cuando ocurrieron los hechos, Rocío y su hermanito de 1 año y nueve meses se encontraban bajo el cuidado de la madrina de la nena, Carolina Graneros, y su esposo, Edgardo Caro. Según la Justicia, en ese momento se le otorgó la guarda a la pareja porque los menores vivían en condiciones de vulnerabilidad debido a una supuesta adicción a las drogas de la madre. Sin embargo, la versión de los familiares es otra.

“Yo estaba internada porque tenía cálculos en la vesícula cuando se llevaron a los chicos”, contó Maira. De acuerdo a su testimonio, fue Graneros acompañada por una asistente social quien se llevó a sus hijos en un móvil policial y desde entonces nunca más le permitieron volver a verlos.

“Dijeron que yo había firmado un papel para que ella se hiciera cargo de mis hijos, pero yo nunca firmé nada, yo no sé ni leer ni escribir”, subrayó la mujer. Por su parte Susana Amaya, tía abuela de Rocío, reclamó la tenencia del hermano menor de la víctima (actualmente está en la Casa Cuna de Tucumán) y en relación a los imputados, sentenció: “Son monstruos, no hay palabras para definirlos”.

El 1 de julio de 2021 fue el día que Graneros denunció la falsa desaparición de Rocío y casi una semana después encontraron sus restos quemados a orillas del río Colorado, pero el final de la búsqueda fue el principio de una trama macabra que tres años después sigue sumando capítulos al horror.

El último viernes, Caro reconoció que Rocío fue víctima de “maltratos crueles e inhumanos” de manera reiterada por parte de él y su esposa. En este sentido, el imputado detalló las situaciones a las que la víctima fue sometida, “obligándola a arrodillarse en maíz, a sostener mitades de ladrillos en sus manos, abandonándole en múltiples oportunidades al frío y desnuda en el patio de su casa a horas de la madrugada y arrojándole agua fría mientras le recriminaban que se hacía sus necesidades encima”, según consta en el expediente.

Tras escuchar la confesión de Caro, el Juez a cargo de la investigación decidió rechazar el acuerdo de juicio abreviado al considerar que es necesario un debate oral y público “para tener mayor amplitud y desarrollo de las pruebas”. En caso de ser encontrados culpables, tanto el hombre como su esposa, María Carolina, podrían ser condenados a prisión perpetua.

Por otro lado, Mauro Veliz, el yerno de Graneros, fue condenado por encubrimiento a 6 años de prisión en un juicio abreviado. “Seis años es una locura para un dolor tan grande, todos merecen la misma pena”, cuestionó la tía abuela de Rocío. “Quiero Justicia por mi sobrina porque era un ángel, nadie merece morir así”.

En la primera audiencia del juicio, el Fiscal Pedro Gallo alegó: “Los imputados, previo acuerdo de voluntades y actuando de manera conjunta y coordinada, aprovechándose del estado de indefensión de la menor y a los fines de lograr la impunidad, la cargaron convaleciente en una motocicleta y la trasladaron hasta un terreno en La Reducción, Lules. Allí, con claras intenciones de causarle la muerte de un modo cruel, inhumano y aumentando de manera innecesaria el sufrimiento, la tiraron en un pozo cavado para letrina y la prendieron fuego produciendo la muerte de la niña y se retiraron del lugar”.

Gallo acusó a Caro por los delitos de homicidio agravado por alevosía, ensañamiento, femicidio y criminis causa, por lesiones y abuso sexual con acceso carnal agravado. En tanto, a Graneros la imputó de homicidio agravado por alevosía, ensañamiento y criminis causa, y por lesiones. Tanto el representante del Ministerio Público Fiscal como la querella coincidieron en pedir para ambos la pena máxima: prisión perpetua. Por su parte, la defensa de los acusados solicitó la absolución.

COMPARTIR NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *