Breaking News

Con los años, lejos de mejorar, ha tenido un gran retroceso

Calles rotas, pozos por doquier, calles sin asfalto, villas miserias en toda la Ciudad, derrame de líquidos cloacales, deforestación, árboles sin podar que tapan el alumbrado público, semáforos sin funcionar, autos estacionados en doble y hasta en triple fila, excesos de velocidad, transgresión de las normas viales sin ningún tipo de penalización, por nombrar algunas cosas de lo que todo Tucumán puede observar cada día.

Una provincia con alrededor de 2 millones de habitantes y un parque automotor de, aproximadamente, 400 mil vehículos, que no supo adecuarse a la evolución, a los tiempos modernos. Embotellamientos en cualquier calle del micro o macro centro. Líneas de colectivos que parecen camiones por el tamaño, circulando todas juntas por las angostas calles tucumanas.

Si se mira al cielo, solo se pueden observar una maraña de cables con nidos de pájaros. Veredas rotas, baldosas flojas, edificios en mal estado de conservación que son un peligro para los transeúntes.

Lo que se puede deducir es que la gestión municipal no hizo bien los deberes. Hay cosas que para corregir se necesita mucho dinero, pero hay otras que se pueden modificar con inteligencia y voluntad política.

COMPARTIR NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *