Breaking News

En la primera semana de junio la inflación de alimentos fue cero, uno de los registros más bajos del último tiempo

Mientras la mayoría de los analistas económicos entienden que la suba de las tarifas de servicios públicos le va a poner un piso a la inflación, en la primera semana del mes el precio de los alimentos se mantuvo inalterado.

El dato corresponde a la consultora Labour Capital and Growth (LCG), que detalla que, en la primera semana de junio, el precio de los alimentos y bebidas que se comercializaron tuvo incremento cero respecto de igual período de 2023.

El 0% es el segundo mejor registro después de la deflación del 1% de la última semana de abril, pero el rebrote inflacionario que se vio a raíz de la suba de las cotizaciones de los dólares financieros a partir de la última mitad de mayo llevó a una segunda aceleración consecutiva, luego del 1,6% que se vio en la tercera y el 2,3% de la última semana de mayo.

Así, pese a que en la primera semana no hubo variación de precios, en el acumulado mensual, volvió a haber una suba que dejó al índice en el 2,6%, el mayor porcentaje desde la cuarta semana de abril.

Al igual que en las dos semanas previas, la medición punta a punta volvió a superar a la del promedio, al ubicarse en el 3,4%.

Las dudas que aparecieron ahora entre los economistas son sobre el impacto que va a tener el aumento de tarifas de electricidad y gas que el gobierno va a poner en marcha desde este mes, de manera gradual hasta diciembre, con el objetivo de eliminar el déficit fiscal.

Un reporte de la Fundación Capital plantea que “con ajustes de precios relativos pendientes, la desinflación encontrará un freno en el tercer trimestre”.

“Si bien el mes de mayo habría cerrado en torno al 5% mensual, el menor registro desde 2022, esto ocurrió en un marco de postergación de los ajuste tarifarios (-2,3 puntos) que difícilmente se sostenga por muchos meses, dado el objetivo de déficit fiscal cero de las autoridades”, advierte el trabajo.

El estudio sostiene que “con salarios que podrían comenzar a empardar a la inflación, una brecha cambiaria que no puede descartarse que vuelva a mostrar algún signo de tensión, aumentos de combustibles ya pautados, posibles subas en tarifas de servicios regulados y efectos de segunda ronda, luce complejo quebrar el registro de inflación general del 4% mensual hacia el segundo semestre”.

COMPARTIR NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *