¿Bancás a UBER?: en Tucumán solicitan que los dejen trabajar tranquilos

También, que haya más seguridad y no los persigan como a “delincuentes”

Uber es una empresa proveedora de movilidad como un servicio. Opera en más de 900 áreas metropolitanas de todo el mundo. Uber no posee ningún vehículo; en cambio, recibe una comisión por cada reserva. Las tarifas se cotizan al cliente por adelantado, pero varían mediante un modelo de precios dinámicos basado en la oferta y la demanda local en el momento de la reserva.​

Uber es la principal empresa proveedora de servicios de transporte a través de una aplicación. Debido a su gran expansión a lo largo y ancho del globo terráqueo, llegó a Latinoamérica en 2013 y desde su inicio fue catalogada como competencia desleal por el sector taxista. La presencia de la empresa en América Latina, aun con altos y bajos, tiene mucho éxito y proyecciones alentadoras a futuro.

​Una de las principales críticas que hacen los taxistas a Uber es la elusión de impuestos. ​

Luego de años de protestas y resistencia, finalmente una parte de los taxistas decidieron dejar de combatir a las aplicaciones de transporte, como Uber, e incorporarlas a su trabajo para sumar más opciones de servicio y tener una mayor ganancia.

“Yo nunca me subí a esa movida de hacer protestas, jamás. Yo digo que los que lo hacen son odiadores seriales. Yo entiendo que te moleste la aplicación, que no cumplen con ciertas normas, pero es algo que pasa, que está sucediendo”, opinó Marcelo Norberto, que trabaja con ambas modalidades.

En Tucumán, los trabajadores de Uber hicieron una protesta en Plaza Independencia, donde solicitaron al Osvaldo Jaldo, se ocupe y preocupe de la problemática Uber. Diego Nicolás Quintana, trabajador de Uber en Tucumán, hizo un descargo/súplicas al gobernador Jaldo y autoridades de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán. Les solicitó mayor seguridad, sobre todo para Uber Moto, por los robos que sufren en diferentes barrios de la capital. Comenta que muchos trabajadores, que viven en zonas inseguras, dependen de un Uber, que los busca desde la puerta de sus casas y los lleva a sus trabajos, debido a la imposibilidad de manejarse en colectivos por la delincuencia en las calles.

Pide, también, que los agentes municipales los dejen trabajar tranquilos: “Nosotros estamos trabajando decentemente, para llevar el pan a nuestros hogares. Los municipales, en vez de perseguirnos a nosotros, deberían estar más atentos a los delincuentes sueltos que todo el mundo los conoce”. “Igual la policía, que sabe perfectamente quién está trabajando y quién está robando. Sin embargo, nos persiguen a nosotros, laburadores”, dice Diego.

Se espera que municipio y provincia puedan darle una solución a éstos trabajadores. En definitiva, están ofreciendo un servicio a los ciudadanos quienes, a su vez, le dieron su confianza.

COMPARTIR NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *